15
oct
09

¿Adictos al dulce?

¿Existe una adicción al dulce?

¿Y si es asi cómo se trata?

Lo cierto es que hablar de adicción a la comida, al dulce o al chocolate es excesivo puesto que adicción es un término relacionado con alguna clase de tóxico que se fija a cierto receptores cerebrales causando habituación, dependencia y abstinencia. Es el caso de las drogas tantos las legales como las ilegales, ellas causan adicción pero no la comida que en cualquier caso es una compulsión que comparte con las adicciones ciertas características.

Lo cierto es que conductualmente hablando resulta dificil distinguir los términos “adicción” y “compulsión” pues ambas voces apelan a una repetición de la conducta de intoxicación, a una búsqueda y acumulación compulsiva del tóxico (craving), a una progresiva perdida de control en sucesivas intoxicaciones y a una sensación de sufrimiento subjetivo si no se dispone de la misma. Probablemente el mecanismo neurobiológico de la adicción y la compulsión es muy similar y de ahi los parecidos conductuales que encontramos entre ambas comportamientos.

Aqui hay un buen video de divulgación sobre este asunto:

Fue Otto Fenichel, un psicoanalista el primero en hablar de adicciones sin droga, un término que tuvo poco éxito y repercusión cientifica a pesar de que hoy son muchos los investigadores en la patologia de las conductas alimentarias que defienden el modelo adictivo para explicar los “binge eating” es decir la conducta de atracón que como es lógico tiene mucho que ver con la obesidad aunque no todos los obesos presentan atracones como veremos a continuación.

Un atracón puede definirse de la siguiente manera:

La ingesta rápida de grandes cantidades de comida, con independencia de su composición (hidratos, proteínas o grasas), que se produce usualmente a solas y en secreto y que es a menudo precedida por intentos de llevar a cabo dietas restrictivas. En este sentido en el atracón existen al menos estas variables:

  • Cantidad.-Ingesta excesiva.
  • Ritmo.-Episódica.
  • Hambre.-Precedida de dietas restrictivas.
  • Velocidad.-Se ingiere a una extrema velocidad.
  • Cambios mentales.- Un estado cercano al trance hipnótico durante el episodio.
  • Consecuencias.- Culpa, vergüenza, deseos de controlar la conducta compulsiva.
  • Lugar.- A solas y en secreto.

En mi opinión existen algunas diferencias entre el atracón y la sobreingesta, que son las siguientes:

  • La sobreingesta no evoluciona en episodios sino que se come en exceso todos los días.
  • No hay sensación de perdida de control, aunque puede haber vergüenza si la paciente quiere a la vez adelgazar por una u otra razón
  • No hay consumo secreto a no ser que exista una presión del entorno sobre el paciente.
  • El paciente no ha seguido dietas restrictivas alternando con los episodios de atracón.

Antes de hablar del tratamiento del TPA no puedo dejar de señalar como antecedente común a todos los trastornos alimentarios el antecedente de una dieta o varios intentos de dietas silvestres.

Sin embargo existe una conducta especial dentro del “binge eating” que consiste en una preferencia por los dulces, sea bolleria, helados, chocolate o golosinas. En mi opinión ambos trastornos se encuentran solapados, es decir, muchos “adictos al dulce” son obesos y en muchos obesos podemos encontrarnos con atracones, pero también en personas con normopeso podemos encontrar esta curiosa preferencia por los dulces alternando con intentonas de abandonar el hábito debido a la excesiva ganancia de peso alternando con periódicas “derrotas” -similares a lo que sucede con los fumadores o bebedores- donde el individuo parece dejarse llevar por su “vicio”. En este post trataré de interpretar y proponer un tratamiento no convencional, en este caso homeopático para esta preferencia.

En un post anterior referí algunas de las ideas que voy a exponer aqui en relación por la preferencia por el dulce. Es necesario recordar que el dulce es el sabor que más receptores tiene en la lengua y que se encuentran presentes en la mayor superficie de esta. Al mismo tiempo el dulce es probablemente el sabor mas primitivo que existe y el que primero catamos y al que nos habituamos. Lo dulce está relacionado con la madre, con la leche, con los cuidados infantiles, con lo familiar, lo conocido, lo cercano, lo inmediato. De forma que cuando hablemos de preferencia por lo dulce hemos de entender que estamos tratando no solo con un sabor sino con un cluster de aprendizajes asociativos que se encuentran en los más profundo de nuestra memoria, se trata de enlaces entre estimulos y condicionamientos ambientales que entroncan con las primeras experiencias infantiles, no es de extrañar pues que las personas que prefieren el dulce tengan tambien ciertos rasgos de personalidad adheridos en ellos como la dependencia, la docilidad, cierto grado de rutinificación, el miedo y la evitación a lo nuevo o a lo desconocido, etc.

Existen evidencias de que el apego tiene dos formas que se procesan en lugares bien distintos del cerebro: de una parte está el apego que podriamos llamar el apego de las crias por su madre y de otra el apego sexual, es decir el apego por la pareja. En el post -anteriormente señalado- expliqué precisamente como el apego sexual es de predominio derecho mientras que el apego por la madre se procesa en el hemisferio izquierdo del cerebro.

Este estado de cosas significa que en un determinado momento del crecimiento el apego ha de cambiar de lado, y se deben transformar impulsos de apego hacia la madre en impulsos de apego hacia la pareja o parejas con las que se establezca un vínculo sea o no estable. Esto no quiere decir que las personas que establecen un vinculo sexual en la adolescencia vayan a perder su vinculo original pero necesariamente este se tiene que transformar y dejar espacio para que se manifieste el nuevo modelo de vínculo.

Esta trasformacion de vinculos se da espontáneamente en la adolescencia y necesariamente tiene lugar enmedio de una atmósfera de pérdidas, de complicidades, de rivalidades, de ensayos y de errores teñidos muchas veces de ira, desperación, tristeza y miedo. Personalmente creo – de acuerdo con la medicina tradicional china- que esta transformacion de vínculos comporta tambien cambios en las preferencias alimentarias, por ejemplo el sabor ácido (que es el opuesto al dulce) es el sabor -junto con el amargo- que mas tarda en establecerse en la paleta de gustos de esos sujetos que presentan preferencias por el dulce, algunos de ellos lo rechazan y no llegan a saborearlos nunca.

foto_parnot7537

En este esquema de medicina tradicional china podemos observar como el sabor dulce pertenece al elemento Tierra, mientras que el sabor ácido pertenece al elemento Madera (ira) y que uno controla (modula) al otro. Del mismo modo el sabor dulce modula al sabor picante de donde procede la pena, mientras que el sabor amargo nutre el dulce. El lector puede ver las correspondencias entre sabores y órganos aunque deberá entender que la medicina china no habla de órganos en sí sino de energias que proceden de distintos órganos.

Lo que significa en términos energéticos es que el abuso de dulces favorece la aparición de emociones tóxicas en el pulmón, la pena o dicho de una forma más occidental la depresión y las conductas compulsivas que proceden de la dificultad de desenterrar el Metal, es decir de la capacidad para transformar los vinculos.

Para nosotros los medicos occidentales supone un cambio de “chip” entender como piensan los médicos chinos y como resolvieron hace ya miles de años el problema de la dualidad que a nosotros nos abruma y nos lastra en nuestra concepción de un cuerpo dividido en órganos independientes unos de otros. Para un médico chino un problema de higado puede manifestarse con un dolor de rodilla mientras que los médicos occidentales nos hemos especializado en atender higados y rodillas por separado, fragmentando el saber médico en cientos de expertos e uno u otro sistema.

Una persona que tiene este problema, me refiero a la preferencia por los dulces a qué especialista deberia visitar ¿Al digestivo, al estomatólogo o al psiquiatra?

Lo cierto es que muchos de ellos acaban en una unidad de trastornos alimentarios si además de ser “adictos al dulce” presentan un trastorno por atracón. Y lo cierto es que este curioso síntoma carece de tratamiento más allá de la recomendación espartana de prescindir de ellos. Recientemente los dietistas han levantado un poco la guardia y permiten a sus pacientes que de vez en cuando se concedan el premio de un poco de dulce o de chocolate pero hasta donde yo sé el tratamiento alopático, dietético o psicoterapeutico de la adicción al dulce es bastante primitivo y da lugar a deserciones y abandonos de los “endulzados”.

Tratamiento homeopático de la “adicción al dulce”.-

Ya he dicho más arriba que la gente que tiene preferencia por los dulces suelen ser personas que comparten ciertos rasgos de personalidad, que no necesariamente son patológicos, para entendernos yo les llamaria responsables-dependientes y curiosamente comparten tambien como dicen los homeópatas un simillinum, tienen un carácter dulce y con tendencia al autosacrificio y a poner por delante las necesidades de otros.

Los homeópatas no recetan los medicamentos que prescriben de forma sintomática como hacemos los médicos alópatas sino que tratan de encajar el alma del remedio (su imagen mental) con el tropismo de un determinado medicamento. Si buscamos este sintoma en el repertorio de Kent veremos que existen más de doscientos medicamentos que lo cubren de manera que es necesario encajar en cada individuo un determinado medicamento con su reactividad constitucional, de lo contrario la homeopatia no hace nada. Prescribir en homeopatia es un arte pues cada enfermo va a responder a un medicamento y no a otro lo que descarta el pretendido efecto placebo que algunos atribuyen a la homepatia.

Si cada enfermo va a responder a un medicamento distinto seria contradictorio que yo planteara un tratamiento unitario destinado a un sintoma concreto, sin embargo es cierto que las preferencias por el dulce tienen en homeopatia multiples matices.

Por ejemplo una persona puede tener preferencia por un alimento a la vez que ese mismo alimento le agrava, es decir le sienta mal. Otra persona puede echar mano de los dulces sólo despues de comer, pero nunca antes o durante las comidas.

Si tomamos el primer sintoma (preferencia por los dulces y agravación por los mismos) ya no encontramos doscientos remedios sino un puñado de ellos, siempre presidido por Argentum nitricum. Si atendemos al segundo síntoma la elección será Phosphorus. También Lycopodium y Pulsatilla pueden ser remedios interesantes para este síntoma de encajar con su perfil mental.

En este post existen algunas descripciones sobre el alma de los remedios, como vemos la pauta-patrón o tema esencial de Argentum nitricum es el abandono, de manera que en este tipo de personas vamos a encontranos muchos miedos y fobias racionalizados o no junto a sintomas de agorafobia y claustrofobia, este tipo de personas no soportan estar encerrados y presentan fuertes ansiedades de anticipación usualmente valorando negativamente su exposición a las opiniones de los demás (hablar en público, en un examen o  prueba, etc). Se trata de personas in quietas y apresuradas, que caminan y comen rápido y todo lo hacen de forma acelerada pudiendo llegar a ser impulsivo, es una persona con poca autoestima que tiende a desvalorizarse y que desea la compañia que por ella misma puede llegar a ser tranquilizadora y le mejora de todos sus sintomas. Es una persona indecisa, vergonzosa, indiferente y sin ambición que puede tener presentimientos sobre su propia muerte. Es bastante indiferente a los estimulos sociales y puede presentar fobias impulsivas (sentir el impulso a lanzarse al vacio cuando está a cierta altura).

Cuando los pacientes “adictos al dulce” presentan esta imagen mental es seguro que responderán al Argentum Nitricum, si no es asi, hay que buscar el remedio que mejor represente a cada cual en ese patrón que llamamos imagen mental.

About these ads

6 Responses to “¿Adictos al dulce?”


  1. 1 Guillermo Tesone
    noviembre 12, 2009 en 9:19 pm

    Es interesante señalar que, Argentum Nitricum con su “deseo” por los dulces, corresponde a una “persona dulce”, pero también muy ansiosa.
    Esto relacionado con el post y la dieta básica en granjas de atención a toxicómanos o adictos, se utiliza mucho el dulce para atemperar o bajar la ansiedad…

  2. julio 26, 2012 en 12:32 pm

    Hola, me ha gustado mucho este post pero yo soy adicta al dulce y no me encuentro ni en un grupo ni en otro. No soy insegura aunque tengo muchos miedos, no soy muy dulce, más bien mandona y a veces borde. Me gusta mucho tomar dulce (sobre todo chocolate) después de comer viendo la tele, aunque también lo tomo entre horas. Me reconforta, pero claro, a veces me paso y me sienta mal. Soy capaz de dejarlo durante un tiempo, pero luego, tomo un poquito un dia y vuelvo a entrar en el mismo ciclo. A veces he querido tomarlo solo los fines de semana, pero imposible. En fin, creo que soy toda una contradicción. Por cierto, sufri abusos sexuales en la infancia, y bueno, no le voy a echar la culpa de todo lo que me pasa en la vida, pero tiene algo que ver, no? Muchas gracias

  3. julio 26, 2012 en 6:30 pm

    Pues no tengo noticia de esa relación entre preferencia por el ducle y abusos

  4. agosto 27, 2013 en 2:31 pm

    Q interesante!, pertenezco al segundo grupo, al que recomiendas phosphorus, después de comer es cuando me vienen las ganas de comer y es horroroso porque me doy unos atracones …. Me gustaría probar con homeopatía es algo que no he probado nunca pero desconozco el mundo homeopático, podría ayudarme y orientarme por favor ? Se lo estaría muy agradecida

  5. septiembre 5, 2013 en 5:15 pm

    Hola, yo tambien soy adicta al dulce, pero quiero dejar de serlo porque estoy gorda y no quiero estarlo, pero no tengo fuerza de voluntad dicen que todo esta en la mente, entoses como hago para dejar de ser adicta gracias.

  6. diciembre 6, 2013 en 2:33 am

    Hola, estoy llorando porque justo encontré esta página porque no aguanto más, no dejo de comer dulces y si no los tengo voy corriendo a comprar, siento que me falta algo sino. Y lloro porque encajo exactamente en Argentum nitricum, hace poco salí de un tratamiento de transtorno de ansiedad, que debo hacer? estoy desesperada, como y luego me hace muy mal.


Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Blog Stats

  • 489,332 hits
octubre 2009
L M X J V S D
« sep   nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 126 seguidores

%d personas les gusta esto: